Salmonera de Chiloé despidió a más de mil trabajadores

1

Esta semana comenzaron a ejecutarse los despidos masivos en la industria salmonera, luego que la empresa Cermaq, reconociera un proceso de exoneraciones y de no renovación de contratos que, según la CUT Llanquihue, afectó a más de mil operarios.“Este 1 de febrero, más de mil trabajadores perdieron su fuente laboral en las plantas de proceso de Ancud y Quemchi de la empresa nipona Cermaq, despidos que se deben a un ajuste de costo por la baja competitividad del salmón chileno en el mercado internacional”, precisó la multigremial.Asimismo, apuntó que se trata de 530 empleados de la planta de Quemchi (200 con contrato y 330 temporeros); y otros 500 de Ancud (150 con contrato y 350 temporeros).En la primera instalación, agregó la CUT, quedan 80 operarios sindicalizados, mientras que en la segunda, permanecen 160 empleados.“La realidad nos demuestra que la crisis coyuntural de la industria del salmón la pagan los trabajadores. Mientras ellos pierden su empleo, las empresas aumentan su valor en la Bolsa de Comercio”, declaró José Pacheco, presidente de la CUT Llanquihue.Pacheco solicitó realizar esfuerzos y “buscar los mecanismos para que no se produzcan estos despidos. Porque la pérdida de ingresos afecta enormemente a las familias”, según planteó en el seminario “La crisis de la Industria del Salmón 2016” que organizaron junto a la Seremi del Trabajo y la Universidad de Los Lagos.John Hurtado, presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores del Salmón (Conatrasal), confirmó esos datos y dijo conocer que esta situación se repetirá en fechas próximas en otras empresas.Sobre la cifra que reveló SalmonChile en torno a los 2 mil 500 despidos, el dirigente sostuvo que “no es exacta”, lo que impide elaborar planes de apoyo junto al gobierno.“Sabemos que es mucho más que eso. Recién están apareciendo los despidos. Estamos en una temporada que ya no va quedando coho y hay poca trucha. Va a estar complicado el panorama. Creo que va a ser lapidario en un tiempo más”, advirtió.Sobre el número de nuevos cesantes, Hurtado declinó hacer esa estimación. “Eso le corresponde a la patronal. Nosotros no podemos crear caos ni miedo en nuestros pares. Tiene que ser SalmonChile y sus empresas asociadas que deben responder”, enfatizó.Para el líder de la CUT, “es un fracaso” la Mesa Regional del Salmón, “ya que los despidos llegaron sin que se implementara ninguna medida por parte del gobierno, que debe hacerse cargo de su responsabilidad en esta crisis”, sentenció.Al respecto, el seremi subrogante del Trabajo, Miguel López, afirmó que esas son instancias de diálogo “en las que se busca llegar a acuerdos y transparentar la información”. Agregó que “va en pro de los objetivos tanto de los trabajadores como de los empleadores a nivel regional”.Sobre las desvinculaciones, precisó que se trata de un número menor de personal contratado. “La información concreta que disponemos es que los despidos ascenderían a 235 trabajadores (45 de Ancud y 190 de Quemchi). Esta información fue comunicada por la empresa a los dirigentes sindicales de Cermaq, el día 17 de diciembre”, precisó.El seremi (s) López aseguró que el resto de los afectados tenían contrato a plazo fijo. “No se les renovó, ya que se trata de procesos productivos temporales, de cultivos, que se dan año a año. Ellos saben que son trabajos que van desde agosto hasta principios de febrero o hasta marzo, en algunos casos. Por lo que no se puede hablar de desvinculaciones”, expuso.Anunció que se reunirán con los operarios exonerados “para diagnosticar cuáles son sus intenciones (laborales) de muchos de ellos”. Agregó que la Dirección del Trabajo también programó atenciones para este viernes en Quemchi y Ancud, aunque hasta ayer no habían recibido los finiquitos.La autoridad dijo esperar que este proceso no se extienda, aunque aseguró estar preparados como gobierno para adoptar medidas que permitan “mejorar las condiciones productivas de las empresas para también dar oportunidades a los trabajadores”.A juicio de la CUT Llanquihue, para superar esta situación se requiere de un subsidio de cesantía, equivalente al ingreso mínimo mensual, entregado por el período que dure la crisis (18 a 24 meses) para garantizar el ingreso familiar.A ello sumaron un plan de reconversión laboral, a través de la aplicación de programas de capacitación.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s