Andrade analiza los problemas del Gobierno con las reformas: “Es responsabilidad de todos y por cierto de la Presidenta”

1

Hay gente que a mí me quiere mucho. Que me respeta mucho y hay gente que me odia a morir. Porque claro, uno es como es”. Estas características personales del diputado y ex presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, son suficiente a juicio suyo como para desechar cualquier intención de ser Presidente de Chile. Mientras que sus opciones para las presidenciales del 2017 están claras (“Cualquiera que le gane a la derecha, por supuesto que le dé continuidad a las reformas”), sí tiene claro que para poder encabezar la Cámara de Diputados –de concretarse el acuerdo en la corporación– tendrá que “cambiar un poco mi fisonomía, la ironía de la que hago gala, que a veces se transforma en odiosidad, tendré que controlarla”.

Hay gente que a mí me quiere mucho. Que me respeta mucho y hay gente que me odia a morir. Porque claro, uno es como es”. Estas características personales del diputado y ex presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, son suficiente a juicio suyo como para desechar cualquier intención de ser Presidente de Chile. Mientras que sus opciones para las presidenciales del 2017 están claras (“Cualquiera que le gane a la derecha, por supuesto que le dé continuidad a las reformas”), sí tiene claro que para poder encabezar la Cámara de Diputados –de concretarse el acuerdo en la corporación– tendrá que “cambiar un poco mi fisonomía, la ironía de la que hago gala, que a veces se transforma en odiosidad, tendré que controlarla”.

 

A_UNO_624670

Se nota confiado, pero en algún minuto esta posibilidad de que sea presidente de la cámara baja se diluía. Esto, después de que Andrade se enfrascara en una dura discusión con diversos dirigentes de la Democracia Cristiana, a partir del conficlto de la Presidenta Michelle Bachelet con el ministro del Interior, Jorge Burgos, cuando la mandataria viajó a La Araucanía sin avisarle a tratar materias que le incumben a su cartera.

Ante las voces que aseguran que lo ocurrido es consecuencia del criticado hermetismo que se le atribuye a Michelle Bachelet, la lectura de Andrade es distinta: “Los ministros no pueden estar todos los santos días pensando que están o no empoderados. El empoderamiento surge cuando la Presidenta firma un papel que lo designa ministro. Fui ministro y por eso hablo con propiedad. Y si es que en el ejercicio de la pega yo cometía un error, estoy seguro de que me iban a llamar y reprender. Si estoy todos los días con la inquietud o con la duda, uno mismo se neutraliza. Mi crítica en ese sentido es que no vayamos cuestionándonos, en el caso de los ministros, nuestras propias facultades. Y eso de andar todo el santo día preocupado de si tiene o no poder, termina neutralizándolo, y cuando uno está neutralizado, no hace la pega y es un círculo vicioso”.

Y respecto de las reacciones de la Nueva Mayoría tras el episodio, el análisis de Andrade apunta a que “ha habido una desproporción. Ha habido una reacción desmesurada, altisonante, exagerada. Fue un error que se cometió, que desde el primer día lo he asumido como un error, pero creo que la reacción que se ha tenido de ese error ha sido profundizarlo más. Entonces en vez de tener la sensatez de enfrentar un error en la búsqueda de la solución, lo que se logró es que ese error se transformara en casi una crisis. Y eso es, como decimos en Chile… hemos perfeccionado la cagada”.

A_UNO_606469

Y eso porque hubo declaraciones como las del senador Ignacio Walker, quien respondiéndole al mismo Andrade, planteó que “evidentemente que sí existe responsabilidad política de la Presidenta” en todo el episodio de Burgos, que incluso llevó a que éste le presentara su renuncia a la mandataria, la que fue rechazada.

Aunque no le consta si efectivamente el abogado DC presentó la renuncia a la mandataria, Andrade considera que fue bueno que no se le aceptara, y en este “perfeccionamiento…”, las críticas llegaron a “la persona que tiene más legitimidad ciudadana (…) Los ministros dependen de la única que tiene legitimidad en La Moneda. Y con el mayor respeto, como los senadores también tienen legitimidad, midámonos. Ahora, como también tienen legitimidad, también me hago cargo de sus críticas, no desde esa legitimidad, sino desde el contenido, porque creo que es un despropósito terminar este error de no haber llevado al ministro Burgos a La Araucanía, estableciendo la responsabilidad en la Presidenta. Porque cuando se hace eso, ¿Qué queda?”.

—  Nada…

— “Ese es el punto. Entonces a qué conduce eso. Habría que preguntarle entonces a Ignacio Walker, y bueno… Después de eso qué… ¿Qué nos propone acaso Ignacio Walker? ¿Que terminemos la Nueva Mayoría? ¿Que la DC se salga del gobierno? ¿Qué nos propone después de eso?”.

— ¿Cae como espejismo entonces la candidatura que intentaron levantar de Burgos, que éste rechazó?.

— “Nació nonata”.

Nueva Mayoría: su existencia en el gobierno “es inevitable”

Pese a este tipo de tensiones, para Andrade “es inevitable” que la Nueva Mayoría dure los próximos dos años que les quedan en el gobierno. Esto, a su juicio, “con aspiraciones de ser gobierno y en términos de expresiones de poder, la Nueva Mayoría es indispensable y en consecuencia, es inevitable. O sea, si los socialistas queremos hacer cambios. Si en la izquierda queremos hacer cambios, es necesario que esté la Democracia Cristiana”.

A_UNO_612158

Y con la misma facilidad que explica el por qué es inevitable que continúe el actual pacto de gobierno hasta el final de la administración Bachelet, Andrade enfatiza en que pese a la dureza de las declaraciones de la última semana del 2015, el acuerdo para que presida la Cámara de Diputados no está en peligro. “Quiero decirle que el mismo día de las declaraciones del diputado Gabriel Silber, nos acercamos y estamos viendo la posibilidad de encontrarnos con la mesa vigente para ir preparando la transición. El mismo día (…) las escaramuzas provocan mucha locuacidad. Pero después vuelve la calma”, establece.

El diputado aborda que en el gobierno de la Nueva Mayoría han existido precisamente dos problemas, y que la culpa de estos la tienen todos los de la coalición, ya que “ella (Bachelet) comprometió ante el país un proceso de reformas estructurales sin considerar que se requería de una masa crítica que la sostuviera, en consecuencia, una correlación de fuerzas que siempre estuviera respaldándola. Creo que con respecto a la masa crítica y la gestión política idónea hemos fallado. Y eso es una responsabilidad de todos, y por cierto de ella.”

A_UNO_621832

En ese sentido evita centrar la culpa en el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y el grupo del PPD que encabeza, la G-90, ya que “la lista puede ser más larga que esa. Además, no me corresponde a mí andarla haciendo, porque yo no soy el acusete del curso. No ando haciendo listas. Lo que yo tengo es una convicción política”.

El duro 2015: “Yo considero que fue un buen año”

El que se aprobara la Reforma Tributaria, el cambio al Sistema Binominal por uno Proporcional, la Ley de inclusión y la Gratuidad, a juicio de Andrade, hacen que el complejo 2015 termine con un balance positivo. “Porque cada una de estas cosas significó un parto jodido, con serios problemas de gestión política, pero con un triunfo político final”, concluye Andrade. Enfatiza que temas como el de los préstamos (“Ni siquiera tenía idea. Y llega a ser hasta torpe decir que uno no tenía idea, porque uno aparece como leso”), terminan afectando a todos por igual, y especifica que otro aspecto bueno del pasado año fue que “se develaron las trucherías”.

A_UNO_567546

Con lo anterior, Andrade toma lo acontecido con el caso Caval, del que se aprobó el texto de la segunda comisión investigadora, la que exime de responsabilidades a la mandataria. El diputado se manifiesta confiado de lo que vaya a lograr el fiscal Luis Toledo en esta indagatoria, pero también aprovecha de plantear su propia “teoría de caso”: “es desde el síndico Herman Chadwick que se generó todo esto, toda la operación hacia la municipalidad de Machalí, que vaya que hay que hacerle reproches, y desde el síndico se buscaron empresas de lobby. Se llegó a Caval, que era una empresa de lobby vinculada fundamentalmente a militantes de la UDI, que en las postrimerías del gobierno del Presidente Piñera y en los albores del segundo gobierno de la Presidenta Bachelet, incorporaron gente de la Nueva Mayoría”.

Consultado si con esto se exime de culpas a la nuera de la Presidenta, Natalia Compagnon, dice que Chadwick es el “epicentro”. “Pero también hay otro tipo de responsabilidades, como por cohecho o qué se yo, en los 9 que serán formalizados el 29 de enero, y también eventualmente delitos tributarios –por algo la querella del SII- y ahí hay responsabilidad de Compagnon. Así que yo no exonero a nadie. Quien aparentemente no tiene responsabilidad desde el punto de vista legal es el señor Dávalos”.

También Andrade toma la actitud que ha tenido su partido respecto de los casos de financiamiento irregular de la política. Destaca que el Partido Socialista fue el primero que presentó una querella en el caso Penta y manifiesta su máximo reproche a que la UDI no sancione con más dureza a Jovino Novoa, tras la condena en su contra que quedó confirmada en la Corte de Apelaciones.

A_UNO_619943

Sin embargo, existe –en el contexto del caso SQM- el caso del senador Fulvio Rossi, el que hace poco regresó a Congreso, y mientras se encontraba convaleciente en su tratamiento, se reveló la “lista” de una serie de candidatos de la región de Arica y Parinacota, quienes recibirían financiamiento a través de aportes reservados legales. Andrade enfatiza en que su partido no tiene reproches, y “nosotros hemos estado discutiendo en el partido es que todos aquellos que hayan estado involucrados en algún tipo de irregularidades, no pueden ser candidatos (…) no estoy hablando de las decisiones del Ministerio Público. Éste hará su pega y tomará las decisiones que tenga que tomar. Lo que yo estoy hablando es un reproche político-ético, que los partidos tienen que realizar”.

Sin embargo, ante la intención de Fulvio Rossi de ir a la reelección al Senado, Andrade es claro: “Si el partido estima que el senador Rossi incurrió en irregularidades no debe ser candidato”.

— Pero él ha dicho que irá de todas formas.

— “Los candidatos los inscriben los partidos”.

— ¿Cero opción entonces?

— “No dé por hecho una decisión que no se ha tomado. Lo que yo digo es que fijemos el concepto. La convicción es la que le acabo de señalar. Ahora la convicción la tomará el partido, o la deberá tomar cada partido en sus respectivas instancias internas. Pero yo lo que quiero es construir esa convicción”.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s